Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

jueves, 11 de enero de 2018

Beethoven y su "Amada inmortal"



Después de ver al gran actor, recientemente premiado con un Globo de Oro, Gary Oldman (arriba en la foto) dar vida a Beethoven en la interesante película "La amada inmortal" (1994 - Bernard Rose), uno no puede dejar de sentir interés por leer de nuevo sobre aquella famosa carta escrita por Beethoven a su "Amada inmortal", y saber un poco más sobre la persona que podría haberla inspirado. La película es sumamente interesante a pesar de las licencias que se toma con la vida del compositor y la actuación de Gary Oldman es simplemente soberbia, pero retomando el tema de la carta, encontrada póstumamente en su despacho junto al revelador Testamento de Heigilenstadt. Beethoven tenía una letra más bien grande y la carta, con entradas en varías fechas le ocupó un total de diez páginas escritas a lápiz y la que dio como título: "An die unsterbliche geliebte" (A la amada in­mortal). La carta decía asi:

"6 de julio, por la mañana.
¡Mi ángel, mi otro yo, todo mi mundo! Sólo unas pocas palabras en el día de hoy, escritas a lápiz (escritas con el tuyo). Mi futuro no quedará fijado hasta mañana. ¡Qué frívolo derroche de tiempo! ¿Por qué esta pena profunda cuando es la necesidad quien ordena? ¿Puede nuestro amor subsistir sin sacrificio, sin anhelarlo todo? ¿Puede ayudar a nuestro amor el que tu arte no sea en­teramente mío, el que yo no sea totalmente tuyo? Dirige tus ojos a la hermosa naturaleza y no dejes que tu men­te sea perturbada por el destino. El amor lo requiere todo, y es muy justo que así sea: así soy yo contigo, así eres tú conmigo; sólo que tú olvidas fácilmente que debo vivir para mí y para ti. Si estábamos completamen­te unidos, tú no deberías sentir esta tristeza en mayor medida que yo. Mi jornada ha sido terrible. No llegué aquí hasta las 4 de la mañana de ayer a causa de los ca­ballos. El cochero eligió otra ruta ¡pero qué terrible ca­mino el escogido! En la última etapa me advirtió que no debería viajar de noche, y me previno de parar junto a los árboles; pero esto sólo contribuyó a exacerbarme, y me equivoqué; a causa del mal estado de la ruta, una vía execrable y tortuosa, el carruaje se averió. Sin el postillón que tenía junto a mí, hubiera quedado abando­nado en el camino. El príncipe Esterhazy, que viajaba por otro camino con ocho caballos, tuvo el mismo acci­dente que yo había tenido con cuatro. Sin embargo, siento ahora un extraño placer, como me ocurre siem­pre después de haber vencido una nueva dificultad. Pronto volveremos a encontrarnos. No puedo comuni­carte hoy las observaciones que me he estado haciendo acerca de los pasados días de mi vida. Si no hubieran estado tan cerca uno del otro nuestros corazones, creo que nunca me hubiera planteado estas cosas. Mi cora­zón está lleno de cientos de cosas que he de decirte. ¡Ay, hay momentos en que consigo encontrar ese lenguaje! ¡Alégrate! Continúas siendo mi única verdad, mi único amor, todo mi yo como yo lo soy para ti. Y así para siempre; debemos dejar que los dioses nos envíen lo que debe ser y lo que será. Fielmente tuyo, Ludwig.

6 de julio, lunes, por la tarde
¡Estás sufriendo, queridísima mía! Acabo de darme cuenta de que estas cartas deben darse al correo muy temprano. Los lunes y los jueves son los únicos días en los que el carruaje del correo va desde aquí hasta K. ¡Estás sufriendo tanto! ¡Ah!, donde yo estoy, allá estás tú conmigo; conmigo y contigo, habré de encontrar los me­dios para vivir contigo. ¡Qué vida! ¡Así!, sin ti, perseguido por la amabilidad de las gentes aquí y allá, mientras que lo que yo deseo no es nada más que lo que realmente merezco -la humildad del hombre hacia los hombres, todo esto me duele-y cuando me consi­dero en contacto con el universo, ¿qué es lo que soy, quién soy y quién es aquel capaz de ser llamado el más grande? ¡Y nuevamente vuelve aquí a encontrarse el elemento divino de lo humano! Lloro al pensar que sólo el sábado, con suerte, recibirás mis primeras palabras. Por mucho que tú me ames, mi amor por ti es más ar­diente, pero que ello no haya de alejarte de mí. ¡Buenas noches! Como un inválido recién llegado a las benéficas aguas termales, debo ir a descansar. ¡Ay, Dios! ¡Tan cer­ca! ¡Tan lejos! ¿No es nuestro amor una estructura real­mente celeste, firme como la cúpula del cielo?

Buenos días, en la mañana del 7 de julio.
Antes de levantarme, mis pensamientos volaron ha­cia ti, inmortal bienamada; en ciertos momentos eran dulces, en otros dolorosos, aguardando la respuesta del destino y confiando en que los hados nos escuchen. No puedo seguir viviendo permanentemente sin ti, de nin­guna manera; he decidido recorrer la distancia que nos separa para volar a tus brazos, sentirme realmente en el hogar junto a ti y enviar mi alma envuelta en tu cariño a los dominios del espíritu. ¡Sí, pase lo que pase, así debe ser! Debes tenerme afecto, más aún sabiendo cuan grande es mi amor hacia ti. ¡Nunca podrá otra mujer poseer mi corazón, nunca, nunca! ¡Oh, Dios! ¿Por qué debe uno alejarse de aquello que tan profundamente ama? La vida que llevo en Viena es miserable. Tu amor me hace el más feliz y al mismo tiempo el más infeliz de los hombres. A mis años, necesito cierta uniformidad, cierta igualdad en el camino de mi vida; ¿puede darse esto en nuestra mutua situación? Ángel mío, acabo de saber que el carruaje del correo parte diariamente y debo terminar para que cuanto antes puedas recibir esta carta. ¡Sé sencilla! Sólo a través de una tranquila con­templación de nuestra existencia podremos conseguir nuestro objetivo de vivir juntos. ¡Sé sencilla! ¡Ámame! ¡Ámame hoy, ámame ayer! ¡Después de ti, de ti, de ti, mi vida, todo mi ser vive un anhelo cargado de lágrimas! Adiós. ¡Oh, continúa amándome!, y nunca dudes de que haya un corazón más fiel al tuyo que el mío. Tu bienamado, Ludwig. Siempre tuyo. Siempre mía. Siempre el uno del otro".

Josephine von Brunsvik
Durante mucho tiempo los estudiosos de la vida de Beethoven señalaron a Therese von Brunsvik como la destinanataria de estas palabras, Los estudios de Siegmund Kaznelson pretender hacer incuestionable su afirmación de que la "amada inmortal" no era otra que la hermana de la anterior, Josephine Brunsvik, con quien cruzó otras cartas de tono apasionado y estilo similar a esta que nos ocupa. Su ya mencionada hermana Therese estaba convencida de que Josephine era "La amada inmortal" y así lo reseñaba en sus diarios. Pero no faltará quien diga que fue Antoine Birkenstock con la que Beeethoven trabó un solida amistad y la única que en 1812 estuvo en la misma casa de Karlsbad en la que después se alojaría el compositor. Además parece que la obra "An die Geliebte" (A la amada) fue escrito por Beethoven pensando en ella. Para otros bien pudo ser Giulietta Guicciardi (a la que dedicó la Sonata Claro de Luna) y a la que Beethoven nunca olvidó, o su alumna y luego gran intérprete de piano Dortohea Graumman. Por no hablar de Anna Marie Niczky, otra excelente pianista a la que Beethoven dedicó algunas obras. Para otros sería Amalie Sebald, una cantante berlinesa con la que Beethoven mantuvo correspondencia, aunque de un tono más amigable y menos apasionado que esta de "La amada inmortal". Hay quien habló también de Therese Malfati, con la que puede que Beethoven alguna vez tuviera esperanzas de casarse, pero parece que a lo más que llegó la relación fue a inspirarle a Beethoven la bagatela de todos conocidas como "Para Elisa", un nombre que deviene de un error del copista de la partitura original, en la que Beethoven con su pesima caligrafía había escrito "Para Therese"

Y aun otros hablarían de Henriette Sontag, Amalie Sebald, Rahel Levin, Karoline Unger o Christiane Lichnowsky... pero decidido hoy en ponerle cara a "La amada inmortal" intentaré seguir la corriente principal y os dejo el retrato de Josephine von Brunsvik

Os dejo un trocito de la película en la que se ven ya los problemas auditivos de Beethoven:


Y el tema que posiblemente Beethoven dedico a su amada "An die geliebte"




Fuente: http://eljineteinsomne2.blogspot.com.es/2008/04/quien-fue-la-inmortal-de-beethoven.html

Las imagenes han sido tomadas de la siguientes páginas:
01.- https://www.pinterest.es/pin/319051954822767835/
02.- https://www.pinterest.es/pin/296956169170658239/
03.- https://www.pinterest.es/pin/155796468330982238/

2 comentarios:

  1. Wowwwwwwwww
    que buena entrada!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Es la primera vez que te leo
    Y seguramente
    no será la última
    hasta pronto escritor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te haya gustado! Gracias por tus palabras

      Eliminar